Índice de Documentos > Lenguaje
 

Dislexia

 por Juani Lorente

 

 

A lo largo de la Educación Infantil nos encontramos con niños/as que no han adquirido el 'Sistema Fonológico', es decir, todos los sonidos que formarían nuestra lengua. En este periodo, algunas superan dichas dificultades articulatorias de habla (termino que se conoce como Dislexia) pero otros las mantienen y como consecuencia habrá una repercusión en el aprendizaje de la lectura y escritura (termino que conocemos como Dislexia).

 

 

 Existe diversidad de opiniones sobre la dislexia. Unos especialistas opinan que se presenta debido a 'trastornos afectivos' propios de la 1¦ infancia, otros que es un problema propio de la 'estructura de la personalidad'. También que se debe a una mala adquisición de los sonidos desde los inicios del lenguaje. Pero todos estamos de acuerdo en que el niño presenta realmente una 'incapacidad para realizar normalmente el aprendizaje de la lectura y la escritura' procesos que se complementan y que son posteriores a la adquisición del lenguaje oral, precisando además de otra serie de habilidades más simples que el niño debe tener adquiridas desde la 1¦ infancia y progresivamente en su proceso madurativo.

 

Es importante aclarar que el niño disléxico puede presentar un perfil psicológico absolutamente normal e incluso en algunos casos superior al término medio pero que lo que le ocurre realmente es que 'no aprende a leer o no lo hace adecuadamente (y como consecuencia a escribir)'.

 

De ahí la importancia de un diagnostico precoz, con el fin de poner en marcha los medios terapéuticos existentes y corregir dicha dificultad lecto-escritora del niño, en la que los educadores tienen un papel relevante ya que serán los primeros en detectar dicho problema y comunicarlo a los padres para buscar una solución adecuada con el fin de no frenar el desarrollo intelectual del niño.

 

Rasgos indicativos

 

Algunos errores o rasgos que nos harían pensar en una posible dislexia (Evolutiva, si desaparece durante el periodo de aprendizaje y Especifica si no desaparece siendo necesaria una rehabilitación adecuada), serian, tanto en lectura como en escritura: fallos en distintos sonidos o letras (p-q, d-b, q-b, m-w, n-u...); inversiones en la foemacion de las sílabas (el-le,...); sustituciones(prato-plato), omisiones (arbo-arbol), y adicciones(tracator-tractor); repeticiones iniciales de sonidos, letras, palabras e incluso frases; saltar palabras o lineas; hacer pausas incorrectas; uniones y separaciones entre palabras y frases (lastres-las tres,...).

 

Para evitar o al menos reducir estas dificultades debemos tener en cuenta: Que el aprendizaje de esta mecánica de lectura y escritura solo puede hacerse después de haber adquirido una madurez y una educación previa de: movimientos en el aparato fonador del ni¤o (labios, lengua, mandibula, coordinacion fono-respiratoria,...); haber adquirido correctamente todos los sonidos de la lengua siendo capaces de reconocerlos, identificarlos, memorizarlos y nombrarlos; poder hacer lo mismo con las letras, silabas, palabras y poder representarlos mentalmente en imagenes; poder orientarse en el espacio y en el tiempo; tener una buena destreza en los movimientos de manos; no presentar problemas en la vista y audición; y ser niños emocionalmente tranquilos, sin problemas de atención.

 

Y no olvidar que el niño es un ser 'sociable' y por tanto necesita una buena comunicación con su entorno. Para ello deberá poseer lenguaje oral y lenguaje escrito. De ahí la importancia de poner solución a posibles dificultades durante el periodo de aprendizaje del niño. Cuando el niño supera (si los tiene) los problemas disléxicos, soluciona además otros problemas de personalidad y conducta. Desaparece su inseguridad e inferioridad y se sentirá con un papel relevante, entre sus compañeros evitando otras reacciones importantes como: rechazo escolar, inhibiciones de tareas, baja autoestima.

 

Padres y educadores

 

De acuerdo con esto tanto padres como educadores debemos: Procurar que nuestro hijo adquiera el conocimiento de su cuerpo. Desde pequeños, con juegos, le descubriremos su esquema corporal (ojos, boca, brazos, manos, etc...). Estimular el lenguaje oral para una buena adquisición de los sonidos. Jugar directamente con ellos y que lo hagan con sus amigos para conseguir una buena orientación en el espacio y en el tiempo y un buen control postural. Ayudar a conseguir buenos movimientos de manos (poder atarse los cordones de los zapatos, hacer construcciones,...). Evitar ansiedad y proporcionarle paz y tranquilidad. Controlar que el niño no presente ningún problema auditivo ni visual, realizando revisiones periódicas a los distintos profesionales. Motivar al niño, no acomplejarle si presenta problemas sino ayudarle a descubrir nuevos pasos y reforzar los ya superados.

 

                                                                                                                                                                                             Juani Lorente

                                                                                                                                                                                 

                                                                                                     Logopeda. Alicante 

 


Volver