Índice de Documentos > Padres, familia y educación
 

Educación para la salud en la escuela

 por N. Bolufer Vigrana

El colegio como escuela de salud

La educación no es sólo la aportación de información y conocimientos, si no también estimular las cualidades de las personas. Enviamos a nuestros niños pequeños a la escuela para favorecer su socialización, que adquieran hábitos de trabajo y la aprehensión de conocimientos. Para favorecer y estimular su desarrollo y modular su carácter, para que el día de mañana, sean personas autónomas, creativas, responsables y capaces de convivir en sociedad.

Si consideramos, que los chicos: están en una edad en que los hábitos aún no se han desarrollado; que el aprendizaje es su mayor actividad, y que la totalidad de la población infanta-juvenil está escolarizada. Teniendo en cuenta todo esto, podemos suponer que todas las actuaciones en materia educativa les alcanzarán a todos.

Es pues la escuela el marco ideal donde deberíamos poner en contacto a los niños con la Salud y enseñarles a valorarla, realizar la verdadera prevención y estimularles en la responsabilidad de mantenerla para sí y para la comunidad de la que forman parte.

La O.M.S., en un ambicioso proyecto. «La salud para todos en el año 2000'. nos va indicando una serie de objetivos que se dirigen al fortalecimiento de estilos de vida sanos, tanto en la familia y medio social, como en los centros docentes y que conducen a la promoción de la salud. Concebida como el estado de bienestar físico, mental y social, y no solamente como la ausencia de enfermedad.

Por otra parte, en el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana, encontramos las Disposiciones Generales de la Presidencia de la Generalitat en materia educativa. El Gobierno Valenciano considera necesario adecuar la normativa existente en materia de salud escolar, a los cambios que se han ido produciendo, tras la entrada en vigor de la Ley General de Sanidad, la Ley del Servicio Valenciano de Salud, la Ley orgánica 8/1985, 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo.

Y de hecho se propone que en la etapa de la Educación Primaria, de forma interdisciplinar y progresiva, dentro de las áreas de Experiencias, Conocimiento del Medio, Ciencias Sociales y de la Naturaleza, y adaptada a la edad del niño se le empiece a educar en materia de Salud, esto es, en estilos de vida saludables, y se continúe con programas concretos en la etapa siguiente de la Educación Secundaria, con colaboración del estamento sanitario.

Opiniones de los implicados

Para los maestros es importante que se den estos programas de Educación para la Salud en la Escuela. Se nos puede olvidar donde nace eI Ebro o por qué ciudades pasa, pero no las bases de un estilo de vida saludable y, sobre todo, si es secundado por la familia. Ahora bien: ¿se sienten preparados para ello?, ¿tienen tiempo con lo apretado de los programas?

Los alumnos desean y reciben de buen gusto todas aquellas iniciativas puestas en marcha, tanto las que obedecen a programas puntuales de la propia Sanidad o los Centros de Atención Primaria, que van a las escuelas, con talleres como: promoción de la salud dental, lucha antitabáquica, lucha contra la drogadicción,... Como a las iniciativas particulares de las direcciones de los centros o las APAS, que intentan poner en marcha programas de Educación para la Salud, siempre asesorados por profesionales.

Entre los temas que más preocupa a los escolares están: la sexualidad, el SIDA, la alimentación y sus trastornos, publicidad y consumo, prevención de accidentes, prevención de enfermedades en general, temas relacionados con el conocimiento de sí mismos (autoestima, habilidades sociales, y educación en valores).

Los cambios en la familia

La incorporación de la mujer en el mundo laboral, y el hueco dejado por ésta en materia de educación y dedicación a su familia, así como también la sociedad, cada vez más competitiva, está incidiendo de forma negativa en la educación de nuestros hijos, que muchas veces quedan en manos de los medios de comunicación para ser educados sin el cribaje de los adultos responsables.

Los padres piden ayuda a las escuelas para temas en los cuales se sienten desbordados, de aquí que surjan escuelas de padres bajo el patrocinio de ayuntamientos o en el seno de determinados colegios o institutos con inquietudes en materia de educación.

Nuestros hijos nos están diciendo que quieren ser formados como personas, y más cuando socialmente, identificamos importantes factores de riesgo entre la población escolar, sobre todo en los niveles educativos de enseñanza secundaria, entre los que cabe destacar los accidentes de tráfico, primera causa de muerte en la población adolescente, el consumo de tabaco, alcohol y otras drogas, el riesgo de adquisición de enfermedades de transmisión sexual, los embarazos en adolescentes, y el aumento del índice de la anorexia y bulimia nerviosa entre nuestras jóvenes.

La acción educativa, en materia de salud escolar puede contribuir a facilitar los conocimientos y a modificar las actitudes y conductas inadecuadas, unificando y universalizando criterios, potenciando estilos de vida saludables.

Todas aquellas acciones que supongan un mayor contacto con las familias y un acercamiento de las mismas a las comunidades educativas y sanitarias, irán en la línea de crear un futuro para nuestros hijos más saludable.

 

 

N. Bolufer Vigrana

Médico psicoterapeuta ALICANTE

 


Volver