Índice de Documentos > Problemas frecuentes
 

A mi hijo le duelen las piernas

 por DRA. MARIA LUISA ALVAREZ CRISTÓBAL

Un motivo de consulta muy frecuente de los padres al pediatra, corresponde al problema relativo a: 'Doctor a mi hijo le duelen las piernas: ¿Qué puedo hacer?'

 

Los dolores en las extremidades, son muy frecuentes en la población infantil, sobre todo entre los 5 y 14 años, aunque existen pocos estudios al respecto. Es más, son una importante causa de absentismo escolar, así como de angustia y gran preocupación entre los padres.

 

Dentro de los dolores de extremidades que se producen en la infancia podemos distinguir tres grupos de dolores: dolores del crecimiento, dolores motivados por miedo al colegio, y dolores atribuibles a una causa orgánica o lesión.

 

Los dolores de crecimiento son los más frecuentes en la población infantil. Han sido objeto de un gran debate durante los últimos 100 años. Inicialmente se creyó que el dolor era consecuencia o síntoma de fiebre reumática; nada mas lejos de la realidad en nuestros días.

 

Son dolores de más de tres meses de evolución, profundos, no localizados y que no impiden la movilidad en las articulaciones, que afectan sobre todo a miembros inferiores ( muslos y pantorrillas), son difusos, bilaterales, intermitentes y limitan cualquier actividad normal; pueden despertar al niño durante la noche y aumentan con el ejercicio exagerado durante el día. Mejoran con calor, masajes y ocasionalmente con medicación para el dolor tipo Aspirina, habiendo desaparecido por la mañana. Ocasionalmente interesaría saber la ingesta de calcio en la dieta del niño, e incluso puede ser interesante saber el grado de mineralización ósea.

 

 Los dolores por miedo al colegio aparecen por la mañana durante los días de colegio   (ausentes los festivos)  y ceden desde el momento en que el autobús escolar inicia la marcha, y rara vez aparecen durante el fin de semana o vacaciones. Si se sospecha dolor por miedo al colegio, habiéndose descartado otra patología con estudios pertinentes, se pondrá en marcha un estudio psicológico, pues este problema puede ser el resultado de una dependencia excesiva de los padres por parte del niño con persistencia de la ansiedad de separación.

 

Los dolores por enfermedad o lesión son un porcentaje muy bajo. El dolor obedece a una causa concreta, el niño localiza generalmente la zona que le duele, le impide mover la articulación y esta puede estar hinchada, esto nos permite iniciar los estudios necesarios para llegar a un diagnóstico.

 

 Diagnóstico El diagnóstico resulta más difícil en los dos primeros grupos mencionados anteriormente ( dolor de crecimiento y dolores por miedo al colegio); la recomendación debe ser tranquilizar a la familia, ya que suelen tener una evolución favorable en todos los casos. Los estudios que podemos realizar a estos niños abarcan diversos apartados entre los que se incluye: historia clínica completa ( esto suele ser lo más difícil y costoso en tiempo, porque hay que ser médico, y ninguna máquina puede sustituirla), examen físico ( también hay que ser un profesional médico para realizar una correcta interpretación), analítica y un estudio radiológico simple de las extremidades inferiores y de la columna vertebral si es necesario.

 Una vez realizado todos estos estudios se puede enfocar correctamente las decisiones que se deban seguir.

 

DRA. MARIA LUISA ALVAREZ CRISTÓBAL

 Pediatra de Atención Primaria.      Alicante

 


Volver