Índice de Documentos > Varios
 

Hernia humbilical

 por Dr. Antonio Redondo

Hablamos de una “hernia” abdominal cuando existe una protrusión o salida del peritoneo (la membrana que cubre internamente todo el abdomen) a través de una zona “débil” de la pared abdominal. Si el área por donde sale es la ingle, será una hernia “inguinal”, mientras que si se observa  en la zona del ombligo, será una hernia “umbilical”, o si lo hace por encima de éste, se tratará de una hernia “supraumbilical”.

 

LA HERNIA UMBILICAL

En el momento del nacimiento se corta el cordón umbilical, que ha sido la vía de llegada de los nutrientes necesarios para el crecimiento y desarrollo del feto en su vida intrauterina. Este cordón pasa a través del anillo umbilical, que se irá cerrando poco a poco, y haciéndolo habitualmente antes de los dos años de vida.

Si el músculo de alrededor del ombligo – el anillo umbilical - no se cierra del todo, se podrá observar un abultamiento hacia afuera de la pared del abdomen, que será la hernia umbilical.

Esta hernia, en la mayoría de las ocasiones, puede ser plana - cuando el bebé está boca arriba y tranquilo –  y se puede ver más abombada en el momento que el niño está de pié, llora o hace un esfuerzo, o sea cuando aumenta la presión intraabominal. Su  tamaño puede variar entre uno y cinco centímetros de diámetro.

 

Pueden llegar a presentarla el 20% de los recién nacidos y aumenta en los prematuros o en las patologías que se acompañan de un aumento de la presión intraabdominal. Son más frecuentes en los chicos que en las chicas, así como en los bebés de raza negra.

 

SÍNTOMAS

No tiene dolor al palparlo o al reducirla, y basta una leve presión del niño para volver a verla con facilidad. Con el dedo índice podemos palpar los bordes del orificio herniario -el anillo-  que es redondeado y romo.

Las hernias umbilicales no suelen ser dolorosas, pudiendo pasar desapercibidas hasta la juventud. A llegar a esta etapa pueden dar molestias si se levanta peso o se hace algún esfuerzo que aumente la presión intraabdominal (por deporte, por trabajo,..).

Es frecuente que, al llegar la adolescencia y de forma especial en las chicas, la persistencia de una hernia umbilical pueda preocupar desde el punto de vista estético (para estar en bañador, con tops o al ponerse un piercing).

 

 

TRATAMIENTO

Muchas hernias umbilicales de pacientes lactantes se dejan de ver a la vez que se va fortaleciendo la pared abdominal (al sentarse, al ponerse de pié, al caminar,..). De hecho las hernias pequeñas se suelen cerrar de forma espontánea antes de los 3 ó 4 años de edad sin precisar tratamiento alguno.

Cuando al año de vida el anillo herniario es mayor de 2 cm de diámetro disminuyen las posibilidades de curación espontánea. Sólo en aquellos casos en que persistan o que den algún tipo de molestia habría que valorar la oportunidad de un tratamiento quirúrgico.

 

 

PREVENCION

No se conoce ninguna medida de prevención de la hernia umbilical.

Hay numerosos estudios que demuestran que el uso de esparadrapos o de fajas sobre el ombligo no va a hacer que la hernia desaparezca e incluso pueden ser causa de llanto e irritabilidad.

Dr. Antonio Redondo

Pediatra - Alicante

Hospital Internacional Medimar

 


Volver