Índice de Documentos > Varios
 

Internet en casa

 por Joaquín Callabed

 

El fenómeno de “internet en casa” crea ansiedad en algunas familias porque no lo conocen en profundidad. El sentimiento de confusión o miedo no debería impedir descubrir los beneficios de internet, que posee un enorme potencial para enriquecer a niños y adolescentes en el acceso a una información educativa. Pero...los peligros también deber ser descubierto

Los padres deberían explorar, junto a sus hijos, todo el mundo de internet y discutir su valor educativo. Hay que distinguir lo imaginario de la realidad, sobre todo en lo que hace referencia a relaciones sexuales, a la violencia y a la publicidad.

Ningún niño debe tener un ordenador o televisor o una consola de juegos en su cuarto. Debe estar centralizado y con acceso conocido por todos. El tiempo dedicado al ocio en televisión y video no debe sobrepasar 1 ó 2 horas por día, siendo preciso buscar otros medios más activos y creativos para pasar el tiempo juntos. Los jóvenes deberán tener la  posibilidad de planificar el calendario de cada semana de las emisiones que deben ver y comentar con los padres la elección.

Las familias deben limitar la utilización del ordenador y también de la televisión. Los padres deben pedir a los responsables de sus hijos mantener las mismas reglas en su ausencia. Las reglas establecidas en el domicilio de los padres divorciados deberán ser uniformes.

 

MANCIAUX decía: “La disminución de la influencia  de la lectura no favorece la comunicación en la vida de la familia sino que la complica más. Las informaciones dadas por los medios de comunicación ponen muchas veces en el mismo plano, lo sensacional, lo excepcional y lo cotidiano con el riesgo de atraer la atención sobre sucesos poco significativos en relación a las prioridades de salud comunitaria y global.”

                                                                                                              

Los pros....

Internet es una fuente de información practicamente ilimitada, con un elevado grado elevado de disponibilidad y abordabilidad en la mayoría de colectividades del mundo occidental. Puede ser una ayuda importante para investigaciones y deberes y un gran medio de comunicación entre profesores y alumnos. Es un modo de comunicación rápido, de bajo coste, a través del correo electrónico y un acceso importante para minusválidos a muchas fuentes de información que no podrían ser puestas a su disposición de otro modo. Y por supuesto es una fuente de divertimento.

 

Los contras....

Excesivo tiempo delante del ordenador puede afectar al desarrollo postural del niño y del joven, favoreciendo la inactividad y la posibilidad de desarrollar una obesidad. El uso excesivo puede perjudicar la socialización normal en la familia. Algunos niños con riesgos convulsivos pueden verse afectados por el parpadeo del ordenador que sea el desencadenante de una crisis.

Internet es susceptible de ser utilizado durante largos periodos de tiempo, pudiendo provocar un trastorno de dependencia a internet, un problema conocido en los adultos y que no es menos grave en los niños. La información que se recibe no está verificada en muchos casos y por tanto puede ser errónea o interesada.

Otros riesgos es la presencia de pedófilos que se sirven de internet para contactar con los niños y establecer relaciones con ellos. También pueden exponerse a pornografía.

 

Como sintesis podemos decir que internet es un nuevo reto para las familias en su labor educativa, que demanda una supervisión y unas normas. No están desarrolladas las “vacunas” preventivas. El “todo vale” es un pésimo sistema educativo. Hay que ayudar a las familias con  estudios epidemiológicos, normas jurídicas, información y sanciones, si proceden, que pongan rigor informativo  y ética a los contenidos del ciberespacio. Nadie por encima de la ley, internet tampoco.

 

 

                                                                                           Joaquín Callabed

                                                                                           Doctor en Pediatría

                                                                                           Director del Club de Pediatría Social

 


Volver