Índice de Documentos > Varios
 

En los ojos: Detectar problemas a tiempo

 por Dr. Carlos Laria Ochaita

Aproximadamente el 20% de los niños entre 4 y 14 años presenta problemas de visión en uno o en ambos ojos. Una cifra considerable teniendo en cuenta que una buena salud ocular garantiza un óptimo aprendizaje y que se ha demostrado que en un alto porcentaje de los fracasos escolares inciden problemas visuales. La detección precoz de estos defectos oculares es fundamental ya que existen enfermedades que sólo tienen solución en los primeros años de la infancia.
 
El desarrollo de nuestro sistema visual se completa generalmente en torno a los 5 y 6 años de edad. Por ello, los primeros años de vida son fundamentales para el perfecto desarrollo de la visión. El diagnóstico precoz de problemas oculares es determinante para que estos defectos puedan ser corregidos no dejen secuelas que persistan durante toda la vida. Este es el caso de la ambliopía u ojo vago, una enfermedad ocular cuyo tratamiento es exitoso únicamente entre los 4 y 8 años de edad.
 
Por ello, es de vital importancia el que padres y educadores estén atentos a la evolución del niño y que sepan valorar a tiempo los indicios que nuestros hijos puedan mostrarnos de que algo no funciona bien. Por ejemplo, si se acerca excesivamente al papel, se frota los ojos y tiene dolores de cabeza habitualmente, es recomendable acudir al oftalmólogo para descartar cualquier anomalía ocular que pueda interferir e incluso interrumpir el correcto desarrollo del sistema visual de nuestro hijo.
 
 
 
Ambliopía u ojo vago
 
Es un problema ocular que afecta a miles de niños en nuestro país. No suele presentar síntomas, por lo que su detección durante la edad escolar es fundamental para un tratamiento adecuado. Consiste en la pérdida parcial de la visión en uno o en los dos ojos de un niño que no puede ser corregida con lentes. Este defecto visual puede conllevar una gran pérdida de visión del ojo afectado, dado que éste no se desarrolla adecuadamente y, poco a poco, va dejando de trabajar, de estimularse, con lo que acaba perdiendo capacidad de visión. Una de las causas principales de la ambliopía es la presencia de estrabismo, incluso en niños muy pequeños, aunque puede darse el caso de un ojo vago sin estrabismo.
 
 
Estrabismo
 
El estrabismo es una pérdida de paralelismo de los ojos en donde cada uno de ellos mira en dirección diferente. Puede aparecer al nacer aunque también a cualquier edad y por diferentes causas.
 
Este defecto ocular supone un problema grave del sistema visual que debe ser evaluado inmediatamente por un especialista. El diagnóstico no siempre es sencillo y deben realizarse exploraciones específicas para su detección.
 
El tratamiento del estrabismo debe ser propuesto por un oftalmólogo. Debe valorarse la presencia de ojo vago (ambliopía) como premisa y proceder a su tratamiento. En ocasiones el estrabismo se corrige con gafas, no obstante, si éstas no logran su supresión puede ser necesaria la cirugía o el uso de toxina botulínica, un medicamento para lograr el alineamiento progresivo de los ojos. Su uso debe realizarse bajo indicación del cirujano.
 

 

Dr. Carlos Laria Ochaita.

Coordinador Dpto. Oftalmología Pediátrica.

                                      VISSUM - Instituto Oftalmológico de Alicante

 
 

Volver