¡Nos vamos de viaje! por Dra. Isabel Rubio

En pleno mes de agosto, cuando todo huele a vacaciones, nos disponemos a viajar, unos días fuera de casa que a todos nos sentarán bien,  unos días de descanso, de conocer paisajes nuevos, de visitar a familiares o amigos que están lejos.

Los viajes con niños hemos de prepararlos con tiempo, sobre todo si vamos a salir a otros países. Si vais a un país de Europa debéis informaros si hay convenio y solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea, que puede realizarse por internet y apenas en unos días os llegará a vuestro domicilio o bien contratar un seguro con las coberturas que consideréis necesarias según el país de destino. También es necesario, según el país a visitar, concertar con tiempo una cita en el Centro de Vacunación Internacional más cercano, donde os van a asesorar acerca de medidas preventivas, vacunas aconsejadas para viajar a ese destino, etc.
Aconsejo llevar el libro de salud de vuestro hijo, en el que deben constar las vacunas administradas, por supuesto actualizadas, un informe si tiene alguna enfermedad crónica y la medicación que precisa.

En caso de realizar viaje en vuestro coche, revisar los sistemas de retención infantil (SRI). Se ha avanzado mucho en materia de seguridad desde el uso obligatorio de los SRI homologados (¡qué importante es a veces legislar para proteger a los más vulnerables!), puesto que su uso reduce en un 75% las muertes y un 90% las lesiones. Por eso es importante asegurarnos que la silla vaya bien instalada, bien anclada, recomendando el sistema Isofix que está compuesto por tres puntos: dos situados entre el respaldo y el asiento del vehículo y a los que se conecta la silla por la parte posterior de su base y un tercer punto de anclaje, destinado a evitar que la silla rote en caso de impacto. Y aseguraros que el niño va bien colocado y sujeto.

Con el reglamento  europeo actual: ECE R129, también conocido como “i-Size”, las sillitas se clasifican por la altura del niño en vez de por su edad o peso y se pretende incrementar aún más el nivel de seguridad para los niños que viajen en automóvil, que deben ocupar los asientos traseros del vehículo, pues ahí la posibilidad de sufrir lesiones en caso de accidente es considerablemente menor que en los asientos delanteros, son obligatorios hasta que el niño mida al menos 135 cm, pero es aconsejable que utilice silla con respaldo hasta 150 cm, antes de pasar a hacer uso del cinturón. Llevar el máximo tiempo posible el SRI en sentido contrario a la marcha.
Y dos cosas importantes: siempre en su silla, ¡ojo con los trayectos cortos! y demos ejemplo, todos los que viajen en el automóvil deben llevar el cinturón de seguridad.

Dependiendo de las horas de viaje debéis llevar los efectos personales del niño: juguetes para que se entretenga, chupete, biberón, etc, es decir, todo lo necesario, según la edad. Aconsejo viajar siempre con un pequeño botiquín en el que no debe faltar un termómetro, paracetamol e ibuprofeno.

¡Felices vacaciones y buen viaje!

Los comentarios están cerrados.