Decálogo para adolescentes

 por Dra. Mª del Mar Clavera Roger                                    

Hoy en día se habla mucho de la educación en valores de nuestros hijos. Se teoriza  sobre la importancia de crecer con buenos modelos de referencia, que inspiren y promuevan en ellos  empatía,  generosidad, honradez, responsabilidad, así como  buen criterio  para asumir las propias decisiones y las consecuencias de sus actos. Y por otra parte, en este mundo tan  materialista en el que vivimos, en donde la idea preponderante es la de “tanto tienes tanto vales”, muchos padres intentan que no caigan en el  consumismo desaforado  como ideal de felicidad.

Pero como casi siempre ocurre, lo difícil es pasar de la teoría a la práctica. Lo interesante es lo concreto, esos  pequeños actos y gestos aparentemente triviales con los que se educa en realidad. Esta es la reflexión que me vino a la mente cuando leí  el artículo de  Kristin van Ogtrop, escritora y madre de un adolescente, en la Revista Time. Tras acudir a una charla para  padres sobre cómo   ayudar a sus hijos   a superar las exigencias académicas al final de la Secundaria, llegó a  la conclusión de   que  quizás lo más importante para un chico/a de 16 años sea  lo que aprenda tras poner en práctica  estas 10 cosas en las que pensó.

Como ella dice, quizás no le ayuden a conseguir mejores notas, pero seguro  que le  harán mejor como persona.

  1. Escribe una carta. Una carta real que no empiece por “hey” y escrita a mano sobre papel
  2. Aprende a cocinar una buena comida que pueda alimentar a toda tu familia, sea cual sea su tamaño
  3. Conserva un empleo o tarea  desagradable que te hará odiar  un poco más aun a tus padres, porque ellos no te dejaran abandonarlo…
  4. Márchate a algún sitio el fin de semana sin llevarte el móvil. Sólo así sabrás como se siente uno cuando está aislado
  5. Cada vez que compres  un nuevo juego, aparato o ropa, dale uno de los que tenías a alguien que no se compra tantas cosas como tú.
  6. Cuida  de alguien  o  de algo más que de ti mismo/a. Una mascota, por ejemplo.
  7. Escribe una cariñosa nota de agradecimiento a alguien de más de 70 años. Aunque esa persona no te haya regalado nada por tu cumpleaños, encuentra algo por lo que decirle gracias.
  8. Lee un libro por gusto. Si empiezas uno y en la página 50 todavía no te ha enganchado, déjalo y empieza  otro. Repite la operación tantas veces como sea necesario hasta que encuentres  uno que realmente te apasione.
  9. Haz algo bonito por un vecino sin esperar nada a cambio. Mantén tu identidad en secreto.
  10. No corras hasta la cima, nunca corras. Si quieres  intentar llegar a la cima,          estupendo. Pero  hazte el propósito de alcanzarla lentamente, y  sin arrollar a nadie  por el camino. Y no te olvides   de disfrutar de la maravillosa vista.

 

Dra.  Mª del Mar Clavera Roger

www.psiquiatrainfantojuvenil-alicante.es
Pediatra Especialista en Psiquiatra  Infantil y de Adolescencia

Los comentarios están cerrados.