Día Nacional de la Pediatría

El pasado día 8 de octubre celebramos, por primera vez en nuestro país, el Día Nacional de la Pediatría, una iniciativa que tendrá carácter anual.

Ha sido la Asociación Española de Pediatría (AEP) la que ha considerado oportuno crear este día en el que se recuerde el papel de nuestra especialidad, el de los profesionales pediátricos y la necesidad de mantener la calidad de la atención pediátrica como garante de la mejor salud infantil.

Para esta primera edición se ha elegido como lema “El pediatra, uno más de la familia”, poniendo así la mirada en el ejercicio de la pediatría más cercana, para subrayar la posición tan privilegiada que tiene el pediatra al acompañar a los niños en su crecimiento hasta la adolescencia, para apoyar a los padres en la crianza y la garantía de calidad que supone tener un profesional cualificado para realizar ese acompañamiento, para velar por la salud y el adecuado desarrollo de los niños y adolescentes.

Mal tenemos que estar para necesitar mandar este mensaje a la sociedad, a las administraciones, como hicimos hace unos años con la campaña “Salvemos la Pediatría”.

Y es que problemas denunciados una y otra vez no se han solucionado: porque seguimos sin subsanar el déficit de pediatras de ahora y del futuro, o siguen sin reconocerse las especialidades pediátricas. Aunque recientemente se haya publicado en el BOE la creación del Área de Capacitación Específica de Neonatología, otras muchas especialidades están esperando, y son la garantía de la excelente calidad asistencial que se proporciona a los niños en nuestro país. Incluso ha habido importantes retrocesos: cuando creíamos que los hospitales pediátricos eran un derecho del niño que nadie se atrevería a tocar (Carta Europea de los Derechos del Niño Hospitalizado, Resolución A2-25/86 del Parlamento Europeo de 13 de mayo de 1986), ocurren hechos como la construcción del nuevo Hospital La Fe de Valencia que suponía una amenaza para mantener la estructura de Hospital Infantil diferenciado, temores que se han hecho realidad: no sólo los circuitos de los niños y los adultos se mezclan constantemente a todos los niveles, sino que ya ha ocurrido la hospitalización conjunta de niños y adultos, hechos que son incompatibles con el nivel de asistencia pediátrica exigible a nuestro país, y que ha sido denunciado, entre otros, por la AEP.

Por último señalar que las administraciones sanitarias escuchan poco a los pediatras. A través de los Comités Asesores o de las Asociaciones aportamos los conocimientos científicos y líneas de mejora de la atención pediátrica a los que se hacen oídos sordos, y como ejemplos tenemos el retroceso en el tema de vacunación, o la progresiva disminución de plazas MIR para pediatría.

Con este panorama tiene sentido el Día P, pues creemos necesario llamar la atención de las administraciones sanitarias, profesionales sanitarios y población en general, y que tomemos conciencia sobre el valor de la Pediatría y de su aportación al mejor cuidado de la salud del niño y del adolescente. Defendemos una atención pediátrica de calidad y defendemos el modelo español de asistencia pediátrica. Porque más de 6.500.000 niños necesitan que garanticemos la calidad de la asistencia sanitaria a la población infantil.

Cristina Giménez. Residente Pediatría H.G.U. Elda

Isabel Rubio. Pediatra C.S. Raval Elche

Los comentarios están cerrados.