El verano y las picaduras

por Dr. Antonio Redondo

Las picaduras constituyen un apartado que adquiere una especial incidencia en los meses de verano.

Las PICADURAS PROVOCADAS POR INSECTOS (mosquitos, abejas. avispas...) se reducen en la mayoría de las ocasiones a un susto, no revistiendo gravedad alguna limitándose a producir molestias pasajeras (enrojecimiento, hinchazón de la zona afectada, picor).

Los MOSQUITOS además de provocar reacciones alérgicas, en los países tropicales pueden transmitir enfermedades infecciosas como la malaria.

En algunas ocasiones, si el individuo picado es alérgico al veneno inyectado por el insecto, pueden producirse reacciones generales que pueden precisar asistencia médica. Por ello, y sobre todo si 'el picado' es un niño de corta edad, hay que estar alerta.

Para facilitar el trabajo al médico es importante poder identificar el insecto que ha picado al niño. .

QUE HACER

  • Si el aguijón ha quedado dentro, hay que intentar extraerlo con unas pinzas desinfectadas con alcohol. Hay que procurar no romperlo, y nunca hay que apretar la parte lesionada para hacer salir el aguijón, ya que podría facilitar la extensión del veneno por la sangre.

Si la punta del aguijón no se aprecia a simple vista, habrá que esperar a ser visto por el médico.

  • Hay que lavar cuidadosamente la zona de la picadura con agua y jabón, y desinfectarla con un antiséptico líquido.
  • No aplicar nunca barro o arcilla, que podrían facilitar la infección de la herida.
  • Es aconsejable NO rascarse ni frotarse la zona afectada.
  • Si la zona está hinchada y enrojecida y supera los 5 cm de diámetro, se puede aplicar una compresa con agua helada o cubitos de hielo durante unas horas, y se debe  consultar al médico.
  • También habrá que acudir al médico, si en las dos semanas siguientes a la picadura de una abeja o avispa se presentasen otros síntomas como fiebre, urticaria o dolor de cabeza o extremidades.

Las PICADURAS EN EL MAR raramente suelen revestir gravedad, si bien, son MUY DOLOROSAS:

- Las medusas, por ejemplo, producen un intenso picor acompañado de enrojecimiento ('urticaria') más o menos intenso, ardor, inflamación y ampollas. Puede presentarse también un cuadro de náuseas y vómitos.

- Los erizos de mar poseen una púas que penetran profundamente en la carne, al pisarse de forma accidental, y quedan clavadas al romperse, debido a su fragilidad. Su extracción es laboriosa y difícil.

- Algunos peces, como el pez araña, acostumbran a estar medio sumergidos en la arena, en aguas poco profunda y cerca de la orilla; dejan al descubierto parte del lomo y la cabeza donde poseen sus espinas venenosas, que al ser pisadas inadvertidamente, provocan la hichazón rápida de la zona y un fuerte dolor.

COMO ACTUAR

  1. Sacar la espina o el pincho (si lo hay).
  2. Aliviar el dolor, aplicando en la zona compresas empapadas en amoniaco rebajado con agua, o si se tiene a mano, una pomada antiinflamatoria o antihistamínica.
  3. Debemos recordar que el veneno emitido por estos animales es desactivado por el calor; por ello, el introducir el pié afectado en un recipiente con agua caliente (lo más caliente que se puede resistir) durante unos 15 minutos, ayudará a aliviar el dolor.

 

Dr. Antonio Redondo

Pediatra . Alicante

 

Los comentarios están cerrados.