Gastroenteritis, la gran preocupación de los padres en verano Dra. Laura Murcia Clemente

Es habitual que en esta época del año lleguen a diario a urgencias niños que presentan vómitos, diarrea o dolor abdominal. Estos síntomas generan gran alarma en las familias y por ello son motivo frecuente de consulta.

Pero, ¿qué es la Gastroenteritis Aguda?  La Gastroenteritis Aguda es una enfermedad provocada por la inflamación de la mucosa intestinal. Está causada por muchos tipos de bacterias, parásitos y virus, siendo estos últimos los más frecuentes y que con asiduidad afectan a los niños. Es una de las principales causas de morbilidad infantil y en Europa ocupa el primer puesto en enfermedades que afectan al niño sano. Suele presentarse con diarrea, que puede acompañarse de fiebre, dolor abdominal o disminución del apetito, un cuadro florido que suele provocar decaimiento en el niño.

Pese a lo inquietante que resulta esta enfermedad, se trata de un proceso agudo que cura sin tratamiento en unos pocos días. En general, lo único que se necesita es una adecuada ingesta de líquido con el fin de evitar la deshidratación. Es fundamental reconocer los signos de alarma que nos deben llamar la atención: boca seca, mucha sed, poca orina, ausencia de lágrimas o pérdida de peso. En todas las diarreas agudas la reposición de líquidos y electrolitos es el factor más importante para corregir la deshidratación y es fundamental por tanto hacerlo de manera correcta.

A nuestros oídos llegan continuamente leyendas urbanas que circulan sobre las bondades de las bebidas azucaradas o los preparados para deportistas que podemos encontrar en las tiendas. Al contrario de lo que pueda parecer, dichas bebidas no son capaces de reponer las pérdidas ocasionadas por la diarrea. Es por ello que, los pediatras recomendamos la rehidratación con sueros orales, de diversos sabores y fácil preparación que podemos encontrar en las farmacias.

Como padres, es frecuente que se nos planteen cuestiones como, ¿cuándo puedo comenzar la alimentación habitual? y ¿qué alimentos serían los adecuados durante el proceso? Muchos estudios han demostrado que iniciar la alimentación completa habitual del niño no conlleva una mayor duración de la diarrea o más incidencia de intolerancia a la lactosa.

Además, aumenta el bienestar del niño ya que puede comer de manera libre, sin dietas restrictivas y poco apetecibles. Del mismo modo, es importante comenzar por los alimentos que mejor sientan, evitando comidas con mucha grasa o azúcar.

Son muchos los mitos acerca de la asociación de Gastroenteritis Aguda con la Intolerancia a la Lactosa. Sin embargo, no se recomienda una fórmula sin lactosa en los niños con diarrea aguda ya que ésta es necesaria para la absorción del calcio en el intestino, ni la restricción de la lactancia materna en los más pequeños.

Y ¿podemos hacer algo para prevenir y tratar la diarrea? En los últimos años los probióticos, microorganismos vivos con efectos positivos sobre nuestro organismo, han surgido como una nueva ayuda, modificando la composición de la flora del intestino y actuando contra los agentes que lo invaden, pero sólo algunos han demostrado su eficacia. También contamos con la vacuna oral frente al rotavirus, uno de los agentes que causa gastroenteritis más frecuentemente en los más pequeños.

Por último, debemos tener en cuenta que es primordial insistir en la higiene ambiental en el medio familiar para prevenir el contagio en la medida de lo posible, con una limpieza exhaustiva de las manos y los objetos que el niño manipula o evitar compartir cubiertos o vasos.

Por tanto, mamás, papás, ante una Gastroenteritis, ¡paciencia e hidratación!

Dra. Laura Murcia Clemente

Residente de Pediatría

Hospital General Universitario de Elche

 

 

Los comentarios están cerrados.