Los accidentes no son accidentales

 por Dra. Isabel Rubio

Los accidentes no son accidentales

En nuestro país, como en todos los países industrializados, los accidentes en la infancia son la primera causa de muerte en niños mayores de un año.

Sabemos también que por cada accidente mortal son muchos más los accidentes que, por fortuna, son leves; se estima que la proporción accidentes mortales / no mortales es superior a 1/ 200.

Pero la mayoría de los accidentes no son accidentales, es decir, no ocurren por casualidad y, por tanto, son evitables.

Estudiadas las causas, sabemos que algo más del 50 % son caídas y golpes, un 12 % de tráfico, casi un 11 % debido a intoxicaciones, 7% por quemaduras, 4 % por ahogamientos y el resto por otras causas. También sabemos que los niños son como son, no ven el peligro, son curiosos…por tanto más vulnerables. Y son bastante más frecuentes en los niños que en las niñas, aunque las diferencias se van reduciendo al participar las niñas, cada vez más, en actividades fuera de casa.

Sin embargo el hogar es el lugar más peligroso (y de éste la cocina y en las horas de la comida y cena, probablemente porque a pesar de estar todos en casa estamos más pendientes de otras cosas y nos relajamos en la vigilancia de los niños), seguido por el transporte y la actividad deportiva.

Como es lógico, en los meses de otoño e invierno son más frecuentes en el hogar y en la primavera y verano fuera del domicilio.

También por edad tenemos un tipo de accidentes u otros, pero no es mi intención hoy detallar la epidemiología de los accidentes, más bien quiero que sea la introducción para hablar de prevención pues será nuestra mejor arma frente a los accidentes. Cada uno de nosotros debemos ser conscientes de la amplitud del problema y tratar, cada uno desde su ámbito, de detectar los peligros  y solucionarlos antes de que ocurra un accidente. Es obligación de pediatras, médicos, personal sanitario, educadores, etc. conocer las medidas preventivas, cumplirlas y difundirlas entre padres, familiares, niños… Es obligación de las instituciones gubernamentales dictar normas de seguridad, velar para que se cumplan, realizar programas públicos de educación sanitaria, campañas de educación vial y prevención de accidentes. Es obligación de los padres plantearse su papel protector ante la falta de conciencia de peligro de su hijo, conocer las medidas preventivas ante los accidentes y su papel educador para que su hijo vaya haciéndose progresivamente responsable de su autocuidado.

Pero también hablamos de prevención si, producido el accidente, sabemos actuar correctamente, evitando así las secuelas de éste o incluso, la muerte. Es necesario por tanto, conocer las medidas básicas de actuación ante los accidentes infantiles más frecuentes o los potencialmente más graves, y somos responsables los pediatras, junto a otros sanitarios, de difundir estos conocimientos a padres, familiares y jóvenes.

Desde estas páginas os animo a que analicemos los accidentes más frecuentes, las medidas a tomar para que no se produzcan y saber qué hacer en el caso de que ocurran.

Dra. Isabel Rubio
Pediatra.Centro de Salud de Almoradí.

 

Los comentarios están cerrados.