UN REPASO A LA FIEBRE

por Isabel Rubio

Dadas las fechas, en las que el síntoma estrella es la fiebre, Cristina Giménez, Residente de Pediatría, ha hecho un repasillo sobre algunos aspectos clave de este mecanismo de defensa de nuestro organismo que tan de cabeza os trae a los padres.

  • La fiebre estimula la respuesta inmune y la hace más eficiente a temperaturas entre 37 y 40ºC.
  • Posee un efecto bacteriostático, es decir que impide la proliferación de bacterias, a temperaturas mayores de 37ºC.
  • La principal indicación de tratar la fiebre es el malestar que le produce al niño, pero si él la tolera bien hay que dejarla “trabajar”.
  • Tratar la fiebre con más o menos empeño no varía la evolución de la enfermedad ni de sus posibles complicaciones.
  • El efecto máximo de los antitérmicos se alcanza entre 1 y 4 horas, según posología y relación con la ingesta (la cual puede retrasarlo entre 30-60 min).
  • Los medios físicos pueden ser útiles como adyuvante al antitérmico, una vez que éste ya está actuando, pero no como alternativa. Y siempre que no le provoquen más malestar al niño.
  • No hay estudios que avalen la alternancia de antitérmicos, que por otro lado aumenta el riesgo de errores de dosificación y fomenta la “fiebre-fobia”.
  • El tratamiento con antitérmicos no ha demostrado que prevenga la aparición de crisis febriles, éstas están relacionadas con la susceptibilidad individual a padecerlas.

También os puede ser útil:

  1. Termómetros
  2. Aprendiendo la dosis de los antitérmicos 
  3. El paracetamol no es inofensivo 

Los comentarios están cerrados.