Vacuna del Meningococo B por D. José Valdés

La vacuna contra el meningococo B (Bexero) fue aprobada en 2013 por la Agencia Europea del Medicamento. Es pues, una vacuna moderna , eficaz para los serotipos de  meningococo B incluídos (no todos), y que tiene descritos efectos secundarios en forma de fiebre alta cuando se administra con el resto de vacunas de calendario por lo que se recomienda hacerlo de forma aislada. Además  en los estudios previos a la comercialización , también se ha visto un riesgo discretamente elevado de convulsiones (poco frecuentes)  y de sindrome de Kawasaki (rara vez), sin que se haya podido objetivar éste último cuando se ha utilizado la vacuna en situaciones epidémicas . En España, hasta el 1 de octubre de 2015 en que se ha liberalizado su venta en farmacias, era de uso hospitalario (para pacientes de riesgo con defensas disminuídas) o para administración por Salud Pública ante la aparición de casos fuera de los hospitales.

No hay ninguna edad con riesgo cero,  aunque en este momento la incidencia  de la enfermedad es la más baja en décadas en toda Europa, y ésto se ha producido antes de la aparición de la vacuna. Hay que seguir atentos porque se desconoce el motivo , y en cualquier momento puede cambiar la epidemiología.

El Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría  la considera como una vacuna que debería ser incluída en los calendarios vacunales, pero la situación actual en la Comunidad Valenciana es buena : 7 casos en todo el 2015, y sólo 1 en menores de 2 años. Ésto  contrasta con los 298 casos de varicela en una sola semana ( del 21 al 27 de diciembre ), lo que significa que entre 120 y 150 niños al mes van a tener complicaciones, alguna de ellas severas ….y seguimos sin disponer de esa vacuna . Con éstos datos, no hay ningún motivo de alarma como para pensar en vacunar a todos nuestros niños contra el meningococo B de forma individual, y a un coste altísimo ( dificil de entender ) inalcanzable para muchos sectores de la población. Los pediatras no podemos negar la evidencia científica del buen funcionamiento de la vacuna,  pero no debemos sentirnos contentos mientras todos los niños no tengan las mismas oportunidades, lo que en éste momento es inviable ( habría que poner entre 150.000 y 200.000 dosis de vacuna para evitar un solo caso ).

La alarma creada por el ultimo caso de Galicia y su difusión por los medios y redes sociales, la angustia generada en los padres por el desabastecimiento de las farmacias (que probablemente no se solucione hasta el 2º trimestre de  2016) debe terminar. La administración de la vacuna por parte de Salud Pública está ASEGURADA para los casos y situaciones en que se necesite. Tendremos que seguir alerta, pero intentemos no añadir un nuevo episodio de oscurantismo, un nuevo conflicto ético que empañe el INDUDABLE VALOR DE LAS VACUNAS.

Los comentarios están cerrados.